Nikoloz  Basilashvili es un buen tenista y un gran sacador, pero cualquiera tiene un error. Y eso es lo que le ocurrió en el partido del Open de Australia que le enfrentó a Kyle Edmund. Quizá fue el sol que le deslumbró o el calor asfixiante que reinaba en Melbourne, pero sea como fuese.

¡La bola se fue literalmente a las nubes!

748 views