La delantera noruega Lena Schroeder ha hecho historia al ser la única mujer entre los 135 jugadores de hockey sobre hielo que participan en los Juegos Paralímpicos de PyeongChang.

Schroeder, de 24 años, es la segunda mujer en competir en un equipo de hockey sobre hielo paralímpico masculino después de su compatriota Brit Mjaasund Oejen, que fue portera de Noruega en los Juegos de Lillehammer en 1994.

Lena nació con espina bífida y desde muy pequeña intentó que el deporte escolar fuera su refugio. En 2008 el hockey se cruzó en su camino y se enganchó a él por su “complejidad y lo interesante de la táctica del juego de equipo”.

Lena Schroeder debutó con la selección paralímpica femenina ese mismo año en Moss (Noruega). Diez años después, el seleccionador Espen Hegde, que ya había contado con ella en alguna ocasión, la ha incluido en su lista de jugadores para una competición de alto nivel.

“Ella estaba entre nuestros elegidos y no como un gesto simbólico. Es una jugadora disciplinada y fiable sobre la pista”, apunta el técnico noruego.

Aparte del deporte, que desarrolla en su club, el Valerenga, Lena Schroeder dedica su tiempo a los estudios de medicina que cursa en la Universidad de Oslo.

Noruega ha ganado medalla en hockey sobre hielo paralímpico en cinco de los seis Juegos en los que ha participado. La única vez que se quedó fuera del podio fue en Sochi 2014, que terminó cuarta.

En PyeongChang el debut no ha sido el mejor. En el primer partido derrota con Italia (2-3).