En polémico partido entre el Manchester City y el Southampton, Pep Guardiola dejó la imagen de la jornada al carearse con Nathan Redmond tras el encuentro. El técnico español se mostró fuera de sí y rápidamente corrió el rumor de que el Pep Guardiola y el jugador del Southampton habían tenido sus más y sus menos sobre el terreno de juego.

Una situación que ha negado el técnico español en rueda de prensa asegurando que “le dije lo buen jugador que es. La temporada pasada nos destrozó”. La explicación de Pep Guardiola no ha convencido a todos, pero a fin cuentas lo realmente importante son los tres puntos que el equipo de Manchester sacó en un más que apretado y tenso partido.