El quarterback de los Houston Texans de la NFL ha pasado a la historia por ser protagonista de una de las ruedas de prensa más cortas de la historia. Exactamente cuatro segundos duró su comparecencia.

Tom Savage tuvo una mala tarde y voló, literalmente, hacia la rueda de prensa tras el partido. Al llegar, el conocido quarterback se encontró una sala vacía. Por lo que decidió irse por donde había venido.