El VRAC Quesos Entrepinares de Valladolid se alzó con el título de liga, el séptimo de su historia, y tal ansiado trofeo merecía una celebración a la altura. 

Varios jugadores del equipo, en una fiesta que se alargó demasiado, realizaron una Haka al más estilo puro All Blacks, por las calles de la ciudad “con nocturnidad y alevosía”.

 

No le faltó ningún detalle y los chicos del Quesos Entrepinares dieron un recital de gestos, muecas y gritos. El campeón de liga se lo pasa en grande y más grande son sus celebraciones.