La victoria de los Celtics en Chicago (89-105) fue uno de los partidos con menos historia en la actual temporada NBA. Ante la ausencia del base estrella Kyrie Irving, el técnico Brad Stevens dio minutos a toda la rotación de jugadores disponibles. Uno de ellos, el siempre agresivo Marcus Smart, que demostró su increíble estado de forma con una auténtica maniobra ‘ninja’ para levantarse del suelo. La imagen fue una de las más curiosas de la jornada.