Uno de los grandes duelos en la presente temporada tuvo el desenlace previsto para su entidad. Los Rockets del 17-0 visitaban la pista de los líderes del Este, Toronto Raptors, para terminar cayendo y poniendo fin a su serie por un apurado 108-105. No sin polémica final. Con poco más de cinco segundos en el reloj y tres abajo los Rockets, el escolta visitante Trevor Ariza era el encargado de poner el balón en juego. Aprovechando su privilegiada situación de pista, el rapero Drake, célebre seguidor de los Raptors, inició su estrategia de distracción sobre Ariza antes de ejecutar el saque, finalmente más apurado de lo que los texanos deseaban.

De hecho la jugada no salió como estaba previsto y para cuando Ariza hizo llegar el balón a Harden, su situación y el crono no eran los ideales.