Mark Zuckerberg, dueño y fundador de Facebook, dejó a un lado su vida de negocios, reuniones y demás compromisos que se presuponen a la figura de un hombre que ocupa un cargo como el suyo, para descargar adrenalina y liberar toda tensión acumulada.

Dale Earnhardt Jr., una de las estrellas de la NASCAR, considerado por muchos como uno de los mejores pilotos de la parrilla, tuvo la oportunidad de compartir coche con el fundador de Facebook.

En el circuito de Charlotte y al volante de un Chevrolet 88, Dale Jr. le ‘enseñó’ el circuito con una vuelta de reconocimiento, y después fue el propio Zuckerberg quien tomó las riendas del bólido. No se le da nada mal.