Por si quedaba alguna duda de quién es el auténtico rey de Wimbledon el suizo Roger Federer lo conquistó por octava vez, convirtiéndose en el jugador que más veces ha ganado este Grand Slam, y el más veterano en lograrlo, tras imponerse en la final al croata Marin Cilic por 6-3, 6-1 y 6-4, en una hora y 41 minutos. Un ace final, el octavo de su cuenta, dio además a Federer su decimonoveno título ‘major’ rompiendo así la igualdad que mantenía en Wimbledon con el británico William Renshaw, hombre récord en los albores de este grande, y el estadounidense Pete Sampras, ya en la Era ‘Open’, con siete.