A pesar del gran susto que supuso la lesión de Kristaps Porzingis en su tobillo derecho a los tres minutos de partido, lesión que tras la primera prueba descartó daños, los Knicks vencieron a los Heat (115-86) poniendo fin a tres derrotas seguidas y regresando además al equipo el pívot turco Enes Kanter. Incluso Willy Hernangomez aportó ocho puntos en los nueve minutos que estuvo en pista.

El Madison sigue sentando bien a los neoyorquinos, que han ganado allí diez de los catorce partidos disputados. Con todo de cara, los Knicks se permitieron el lucimiento de principio a fin de la noche. La jugada del partido fue no obstante el cierre de la primera mitad. Tras un rebote defensivo el balón fue a parar al base Jarrett Jack, que lanzó un pase desesperado de veinte metros a las manos de Tim Hardaway. Y en pleno salto el escolta consiguió la canasta más loca de la temporada.