Los Pirates de Seton Hall no tuvieron mayor problema para deshacerse de todo un clásico del baloncesto universitario, Indiana Hoosiers, por una amplia ventaja de veinte puntos (94-64). Una de las acciones del partido fue no obstante el increíble robo de balón de Delonte Green después de haber perdido su zapatilla segundos antes.

Al jugador de los Hoosiers le bastó una sola mano para consumar la gesta.