Tal es la euforia que hay en Panamá por la clasificación para disputar el primer Mundial de fútbol de su historia, que el presidente del país, Juan Carlos Valera, ha firmado un decreto por el que el 11 de octubre se declara Día de Fiesta Nacional.

Esto ha permitido a los panameños celebrar la histórica clasificación por todo lo alto y hasta altas horas de la madrugada, ya que “será libre para los trabajadores del sector público y privado y también se suspenden las clases en las escuelas públicas y privadas del país”. Como dice Valera, es un acontecimiento para celebrarlo en familia.

La clasificación de Panamá también ha sido también polémica. Y es que el primer gol panameño fue fantasma, tanto que en la repetición se ve claramente que no entra la pelota. Tanta es la controversia por el tanto, que en redes sociales hay quien pide que se repita el partido.