Joaquín no pudo ocultar su alegría tras la victoria del Betis (3-5) frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Después de ser sustituido en la segunda mitad y ejercer de entrenador tras la expulsión de Quique Setién, el delantero verdiblanco dejó fluir toda su euforia en sus declaraciones posteriores al choque.

El jugador bético siguió ejerciendo de capitán y mandó una consigna clara a sus compañeros: “Hoy no se puede descansar, el que llegue antes de las cinco de la mañana a casa tiene multa”, explicó el delantero del Puerto de Santa María. Joaquín, genio y figura.