El ex futbolista del Real Madrid y Milán se despidió entre lágrimas de la que ha sido su casa, Orlando City, desde 2015. El centrocampista brasileño no pudo contener la emoción en el último partido que disputó ante su afición tras las muestras de cariño que se vieron desde la grada.

Kaká no pudo decir adiós con una victoria y vio como el Columbus le amargó su macha con un 0-1. El Balón de Oro de 2007 ha descartado su jubilación del fútbol y ya tiene un pretendiente, el Sao Paulo, equipo donde creció como profesional.