El que tuvo, retuvo. Pocas maneras se nos ocurren para justificar este refrán que el tuit que publicó ayer Patrick Kluivert. El exdelantero holandés del Barcelona se encuentra disputando una gira de partidillos benéficos con los veteranos del conjunto azulgrana y consiguió un gol que casi podría ser catalogado como obra de arte.

El propio Kluivert explicaba con humor en su tuit que “es bueno comprobar que no he perdido el toque”. No es para menos. El holandés golpeó un balón suelto desde unos 40 metros con el exterior de su pie derecho y le imprimió  una parábola imparable que hizo inútil la estirada del guardameta rival.