El fútbol base sigue dejándonos grandes gestos y detalles ejemplares por parte de sus protagonitas. Pese a que también es habitual ver incidentes, hay que destacar acciones como la sucedida el pasado fin de semana en Salamanca.

En un partido de benjamines que disputaban el Ciudad Rodrigo y Barrio Zurguén, el árbitro del encuentro dio una auténtica lección de deportividad y de como educar a los chicos que comienzan a practicar el fútbol.

Con el partido prácticamente decidido por lo abultado del resultado, David Téllez, encargado de dirigir la contienda, prestó ayuda al portero a la hora de colocar una barrera. Solo nos queda aplaudir este tipo de acciones y esperar que sigan abundando en las categorías inferiores españolas.