Lo llaman dragonrana y no es para menos. El luchador británico Will Ospreay sorprendió a propios y extraños en un combate de la New Japan Pro-Wrestling (NJPW) contra el luchador estadounidense King Ricochet, conocido como Prince Puma, que cayó en las redes de un movimiento que tenía todos los ingredientes de una película de acción. Ospreay aspira a formar parte de la WWE y con golpes así, está en el camino correcto.