Mohamed Salah marcó un gol de penalti en el minuto 95 del partido que enfrentaba a Egipto con el Congo (2-1) y permitió a su país clasificarse para el Mundial de Rusia 28 años después.

El futbolista del Liverpool abrió el marcador en el minuto 63 y todo la afición de Egipto se temía lo peor cuando Bouka Moutou igualó el choque a tres minutos para el final.

Con mucha sangre fría Salah transformó un penalti en el tiempo de descuento y desató la locura en el país.

Esta imagen de un señor eufórico celebrando la proeza de se ha hecho rápidamente viral.