El Barcelona quedó eliminado en la semifinal de la Youth League a manos del Red Bull Salzburg. Los culés buscaban conquistar este título nuevamente, ya lo hicieron en 2014, pero los austríacos remontaron en la segunda parte un encuentro en el que se había adelantado el Barça con un goalzo de Jordi Mboula.

Este joven canterano de 18 años marcó un golazo marchándose de tres jugadores y colocando el balón imposible para el arquero rival.

No es la primera vez que Mboula sorprende con uno de sus jugadones, ya lo hizo en octavos de final, ante el juvenil del Borussia Dortmund.