Las imágenes no tienen desperdicio. Todo sucedió en Estados Unidos durante una pelea de lucha escolar entre dos niñas de corta edad.

Durante el transcurso de la misma, una de ellas se ve superada y ante la incapacidad de poder hacer frente a su oponente, tiene que ser su hermano a la carrera el que salva a la pequeña.

Rápidamente, entre el árbitro y uno de lso auxiliares logran sacar al pequeño de la escena y que la lucha se desarrolle con total normalidad.