Tal para cual. Si antes del combate dio mucho que hablar el modelito elegido por Floyd Mayweatehr para subir al ring, tras el mismo todos los comentarios se los está llevando Conor McGregor.

Al irlandés no se le ocurrió nada mejor que acudir a la rueda de prensa oficial posterior a la pelea con una botella de whisky en la mano.

 

McGregor y Mayweather se dieron un abrazo y comenzaron a la lanzarse ‘pullitas’. El irlandés se quejó de la decisión del árbitro de parar el combate en el décimo asalto y dar por vencedor a su rival, mientras que Money bromeó: “”El árbitro estaba pensando en tu futuro, Conor”.