El presidente de Ferrari, el italiano Sergio Marchionne, aprovechó el almuerzo que cada año por estas fechas se realiza en la fábrica de Maranello para poner las pilas a sus pilotos y al resto del equipo.

El italiano no oculta su enfado porque, en su opinión, sin las carreras disputadas en Asia, donde tuvieron un sinfín de problemas mecánicos y varios accidentes sus pilotos, habrían conseguido el título de campeones del mundo.  “Excluyendo las carreras asiáticas, Vettel iba a ganar el Mundial. El segundo puesto es un buen resultado. En el 2018, espero mucho más de este equipo”.

Dicho esto, Marchionne pasó a la acción y se puso a repartir ‘zascas’. El primero para Sebastian Vettel, del que lamentó que haya “fallado en los momentos clave” y dijo de él que parecía un piloto del sur de Italia más que alemán. “Vettel a veces parece realmente un piloto meridional (del sur de Italia), como un gran jugador de fútbol que ha fallado en los momentos clave. aunque es un chico que estudia mucho y yo creo que ha aprendido. En 2018 ya no veremos su parte del sur. A partir de ahora, con un automóvil competitivo, la responsabilidad es suya”.

No salió mucho mejor parado el segundo piloto de la Scuderia, el finés Kimi Raikkonen, al que Marchionne le dio un ultimátum. “A veces es un placer verlo conducir, otros no se reconocen a sí mismos. Debemos encontrar el tornillo correcto para que funcione mejor. Kimi todavía tiene talento, pero si no podemos encontrarlo habría que elegir a un joven piloto”.

También atacó a Liberty Media y dejó claro que el posible adiós de Ferrari a la Fórmula 1 en 2021 no es una fanfarronada. “Si continúan en el camino de querer convertir la F1 en la NASCAR, habrá divorcio. Podemos pensar en un campeonato alternativo. Mi prioridad, sin embargo, es encontrar un acuerdo con ellos, en un debate alejado de la prensa”.

Por último, Ferrari confirmó que el nuevo monoplaza será presentado oficialmente el próximo 22 de febrero en Maranello.