La aparente tensión que se vivió este lunes entre el segunda base venezolano José Altuve y el presidente estadounidense, Donald Trump, marcó la recepción presidencial en la Casa Blanca a los Houston Astros, campeones de la Serie Mundial de béisbol de las Grandes Ligas el pasado año.

El venezolano Altuve, Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana, se mantuvo serio a lo largo del discurso de Trump, con quien experimentó un momento incómodo al final del acto oficial en el Ala Este de la Casa Blanca. Al acabar su discurso el presidente, se giró para dar la mano a varios jugadores, como Josh Reddick o George Spinger, ambos situados cerca de Altuve, quien mantuvo las manos en sus bolsillos al ver que el presidente procedía a saludarles.

Este episodio ocurrió después de que Trump felicitara al “asombroso” Altuve, según palabras del presidente, que bromeó con la altura del venezolano (1,68 metros). “(Altuve) es mucho más alto de lo que pensaba”, dijo el mandatario entre risas. En esta ocasión, Trump y el segunda base sí chocaron las manos, aunque la cara de Altuve siguió siendo seria.

A pesar de mantener un posado sobrio, el segunda base venezolano decidió asistir al evento, algo que sus compañeros de equipo puertorriqueños, Carlos Correa y Carlos Beltrán, no hicieron.

66 views

Fuente: EFE