El expiloto de Fórmula 1 y flamante ganador de las 500 Millas de Indianápolis 2017, Takuma Sato, fue el encargado de realizar las entrevistas a los tres pilotos del podio al término de la carrera del Gran Premio de Japón y protagonizó dos escenas curiosas.

La primera fue cuando Hamilton se fijó en el enorme anillo que portaba. El inglés le pidió permiso para probárselo: “¿Puedo probar su anillo [Indy500] para ver si vale la pena ir y hacerlo?”.

 

Recordemos que Hamilton fue irónico y bastante duro sobre el nivel de las 500 Millas tras el quinto puesto de Fernando Alonso en la clasificación este año. “Sinceramente, el 5º de Alonso frente a pilotos que hacen eso todo el año dice algo”. Quizá ahora haya cambiado de opinión.

La otra anécdota que protagonizó Sato fue al llevar apuntadas las preguntas para los tres primeros en su mano. Y es que más vale ser previsor, que los nervios pueden causar malas pasadas.