Serena Williams sigue dando nuevos pasos de cara a su vuelta al circuito de la WTA en 2018, dentro de la incógnita de si llegará a jugar en el Australian Open. La exnúmero uno mundial, ya sabe lo que es probar el sabor de una pista de tenis, como demostró el pasado fin de semana en un evento benéfico en Washington, donde se pudo ver a la actual campeona del grand slam australiano con una raqueta en las manos.

Ha sido la primera vez que Serena ha estado presente en una pista de tenis en público, después de que diera a luz a su hija Alexis Olympia Ohanian, Jr, el pasado mes de septiembre. El regreso de la 23 veces ganadora de un grand slam individual, está cada vez más cerca.

85 views