Garbiñe Muguruza fue la protagonista del programa ‘Mi casa es la tuya’, presentado por Bertín Osborne, en el que mostró su cara más alegre y desenfrenada fuera de las pistas. La que hasta el lunes era la número uno del ránking de la WTA también estuvo acompañada por la excapitana de Copa Davis y Copa Federación, ‘Conchita’ Martínez, con la que protagonizó un partido de altos vuelos con una mesa de ping-pong como protagonista.

Ninguna dio su brazo a torcer y dejaron muestras del gran gen competitivo que envuelve a dos de las mejores tenistas españolas de la historia, las dos únicas con un título en Wimbledon en su haber.

Finalmente fue Garbiñe la que se llevó el gato al agua, superando a la fue su entrenadora en el torneo londinense, durante un programa en donde la tenista caraqueña se mostró abierta y divertida, dejando ver una cara lejos de la seriedad y el carácter del que hace gala dentro de una pista de tenis.

Hubo momento para las bromas, y para verla cortar cebollas con unas gafas protectoras, y momentos más íntimos en los que confesó que incluso que a veces tenía momentos en los que le pesaba la soledad que se vive dentro de un deporte como el tenis.

Una oportunidad de conocer más a fondo a Garbiñe Muguruza, que a final de octubre (del 22 al 29), luchará en las WTA Finals de Singapur por dos objetivos. Uno, el título, dos, poder volver a llegar al número uno cerrando el año tenístico en la cima del ránking por primera vez en su carrera.