Parecía imposible después de tanta exhibición, pero LeBron James volvió a asombrar a la NBA. Más allá de sus números (24 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias), la estrella de los Cavaliers se sacó de la manga una jugada que quedará para el recuerdo de los fans durante mucho tiempo en el partido que su equipo perdió ante los Lakers (123-117).

James dio un pase sin mirar y a una mano incluido a su compañero Ante Zicic en el último minuto del segundo cuarto que descolocó y de qué manera al jugador de los Lakers Brook Lopez.

 

LeBron, cuyo futuro se asocia con los angelinos, fue recibido con una gran ovación en el Staples Center. Además su agente, Rich Paul, estuvo presenciando el partido.