Los Bulls sumaron una nueva derrota, esta vez en Sacramento (104-98), y pueden perder por sanción a su pívot titular, Robin Lopez. El jugador terminó expulsado tras protestar una falta, siguió su cruzada contra el árbitro que decretó su salida y en el túnel de vestuarios, víctima de la ira, la emprendió con una silla que arrojó con fuerza contra la pared. Sabiendo que la normativa NBA sanciona los retrasos en el abandono de la pista de los jugadores expulsados, la acción final de Lopez puede actuar como agravante.