La selección italiana de natación que participó en el Europeo de Copenhague se quedó sin opciones en el 4×50 mixto por un inoportuno resbalón del nadador que iniciaba la prueba.

Simone Sabbioni se preparaba para tomar la salida de la mejor forma pero cuando fue a coger impulso para saltar de espaldas, el italiano se resbaló y perdió tiempo con todos sus rivales. Por mucho que Sabbioni y sus compañeros intentaron recuperar el tiempo perdido fue inútil todo el esfuerzo y acabaron en la última posición a dos segundos de los primeros.