El Maribor esloveno y el Spartak Moscú disputaban el otro partido del grupo E junto al Liverpool-Sevilla en Anfield. El encuentro tuvo que ser interrumpido momentáneamente después de que los ultras del equipo ruso arrojaran una bengala al terreno de juego en direccion al colegiado alemán Deniz Aytekin.

La bengala estuvo muy cerca de alcanzar al árbitro, que tras detener unos minutos el partido terminó reanudándose con reparto de puntos tras el empate a un gol (1-1).