Los jóvenes Sixers siguen siendo una de las grandes sorpresas de la temporada y esta vez dieron cuenta del equipo de Ricky Rubio, Utah Jazz, en una cómoda victoria (107-86). Una noche más el pívot camerunés Joel Embiid acabó siendo protagonista y no solo por otra gran actuación (15 puntos y 10 rebotes). Sino por detalles que lo hacen candidato a convertirse en el nuevo showman de la NBA.

Y ante los Jazz volvió a dar otro ejemplo, cuando el novato Donovan Mitchell, en una entrada a canasta, recibió el colosal tapón de Embiid, que le mantuvo desafiante la mirada para provocarle. Y Mitchell cayó en la trampa. En cuanto se incorporó fue a empujar a Embiid, que simuló casi una agresión (como él luego reconoció) hasta provocar la técnica del novato, que lo fue en su máxima expresión. Por fortuna, Mitchell, que está firmando un gran arranque de carrera, aprenderá rápido.