Los Golden State Warriors se impusieron 113-111 a los San Antonio Spurs en el primer partido de las finales del Oeste en los playoffs de la NBA. El equipo de Stephen Curry remontó una desventaja superior a los 20 puntos en la segunda mitad de un partido que quedó claramente marcado por la lesión de Kawhi Leonard.

Hasta la retirada del alero, los Spurs lideraban el partido con contundencia pero tras su lesión comenzaron a desinflarse, así lo reconoció Manu Ginobili tras el partido: “Necesitábamos a Kawhi para crear, para anotar. Significa demasiado para este equipo y estábamos jugando muy bien con él“.

La lesión de Leonard llegó una jugada muy polémica en la que se torció el tobillo por culpa de Zaza Pachulia. Tras saltar para intentar anotar un triple el pie de Kawhi se encontró con el de Pachulia en el sitio donde debía retomar el apoyo y eso provocó la torcedura.

El jugador de los Spurs ya llegaba tocado al encuentro, pues había descansado incluso un encuentro por una lesión en la misma zona en las semifinales frente a Houston, y hasta en el mismo partido tuvo otra acción fortuita previa a la lesión en el tobillo.

Ni los Spurs, ni Kawhi Leonard (en declaraciones posteriores) piensan que la acción que marcó el partido fuese premeditada pero es claramente una jugada muy polémica, pues es casi una norma no escrita la de no invadir el espacio vital de ‘vuelta al apoyo’ de un jugador que ha saltado.