La Liga francesa amenazó a la empresa encargada de la tecnología para evitar los “goles fantasma” de que rescindirá el contrato a finales de temporada si no introduce mejoras que eviten los errores detectados en las últimas jornadas.

La empresa alemana GoalControl, encargada por el fútbol francés de la tecnología de línea de gol (GLT), fue recibida por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) después de que se registraran hasta 14 incidentes ligados a este dispositivo en lo que va de temporada, frente a los 11 de toda la pasada.

Los últimos en el Troyes-Amiens, dos equipos que luchan por evitar el descenso, cuando la tecnología confundió al árbitro, que concedió un gol inválido, antes de anularlo. Además de un parón más de 10 minutos, el incidente provocó que el colegiado no acordara al Troyes tampoco el gol que había conseguido en el rechace de la jugada, con el argumento de que ya había parado el juego.

Surrealista: Falla el ojo halcón y anulan un gol en Francia… nueve minutos después

La LFP escuchó los argumentos de GoalControl, que reconoció que la intensidad luminosa de los estadios “altera” el funcionamiento de su tecnología, que utiliza 14 cámaras en cada estadio de primera división. También confesó que se había producido un error humano, lo que motivó que tardara más de 10 minutos en rectificar el problema técnico.