Con otra importante victoria, esta vez a domicilio sobre los Clippers (117-12), los Thunder parecen haber dicho adiós definitivo a su crisis de identidad y resultados. El Big 3 formado por Russell Westbrook, Paul George y Carmelo Anthony continúa de dulce y su producción conjunta está elevando al equipo de Oklahoma al nivel previsto para un equipo con tanta calidad. El estado anímico del equipo es además el mejor desde el difícil inicio de temporada. Prueba de ello, la broma gastada por Westbrook a Carmelo al término del choque cuando este estaba siendo entrevistado en directo para TV. El base rellenó el botellín con agua helada que vertió sobre su compañero, cuya reacción fue proferir uno de esos insultos que la TV americana está siempre presta a censurar. Una reacción tan automática como entendible.