Los aficionados españoles todavía tienen presente la exhibición de la brigada paracaidista en la inauguración del Estadio Wanda Metropolitano, donde uno de ellos (el que portaba el balón) cayó en el mismo punto centro del campo. Sin embargo, no siempre las cosas salen así de bien.

Y si no, que se lo digan a este representante de la Navy SEALs norteamericana antes de un partido de fútbol americano en Utah, que no pudo frenar a tiempo y se estampó literalmente contra la grada.

Pese al fortísimo golpe, el paracaidista no sufrió lesiones algunas, según confirmó la cadena FOX.

Sus otros compañeros de salto corrieron mejor suerte y acertaron al caer en el terreno de juego.