Del ‘Halo’ al ‘Shield’. La Fórmula 1 sigue empeñada en mejorar la seguriad de los pilotos y trabaja en la idea de introducir para 2018 una nueva protección en el cockpit de los monoplazas de F1.

En los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Gran Bretaña en el circuito de Silverstone fue Sebastian Vettel quien probó en su Ferrari la nueva cápsula protectora de la cabina.

Por problemas de visibilidad, sin embargo, el cuádruple campeón del mundo de Fórmula 1 renunció tras completar la primera vuelta a este dispositivo que protege a los pilotos en caso de vuelco o accidente grave.

Según explicó la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), el prototipo conocido como ‘Shield’ (escudo) está construido con policarbonato. Su intención es incorporarlo en 2018, aunque el accesorio, todavía pendiente de pruebas, no ha sido homologado.