Los Houston Rockets de James Harden vencieron en casa por 109-93 a los San Antonio Spurs de Pau Gasol. El resultado coloca a los de Gasol fuera de los playoffs de la NBA. El máximo anotador del duelo fue Harden con 28 puntos, regalando una asistencia de lujo con la que engañó a todo el mundo.

Si hace pocas fechas Harden era noticia por dejar sentado a un rival, desafiándole posteriormente, ahora repetía deshaciéndose de su defensor para después engañar al resto de jugadores amagando un pase abierto para dar un pase picado interior.

Tenía delante a Brandon Paul. Tras marearle con la pelota, pasándosela por delante y detrás de las piernas, le dribló. Cuando el pase abierto para el triple de su compañero parecía cantado, Harden optó por meter un pase picado a Nene Hilario, quien finalizó a la perfección en la pintura. Los defensores tardaron en reaccionar y por televisión es incluso más complicado de ver, pues la dirección de las manos engaña respecto al pase real.

Una asistencia mágica, aunque no tanto como la protagonizada por LeBron James ante los Los Angeles Lakers y que está dando la vuelta al mundo en los programas deportivos.

El genial pase-vacile de LeBron James