Luis Enrique no pudo reprimir la risa, cuando en plena rueda de prensa posterior al partido que el Barcelona venció al Valencia (4-2) en el Camp Nou, uno de los periodistas que cubría las declaraciones del técnico azulgrana se quedó dormido en plena explicación.

“Nunca me había pasado, un tío dormido en plena rueda de prensa”, dijo el entrenador asturiano, antes de que le entrara un ataque de risa. Luis Enrique, que ya anunció que no seguirá en el Barcelona la próxima temporada, vivió uno de sus momentos más surrealistas en una rueda de prensa como técnico culé.

Finalmente, el entrenador del Barcelona se disculpó al terminar la rueda de prensa, en la que apenas pudo seguir hablando después del episodio vivido.