Suele ser relativamente habitual que los pilotos pierdan los papeles, pero lo de este piloto en la prueba Bondowoso Road Race ha superado todos los límites.

Como puede verse en el vídeo, el incidente comenzó cuando uno de los dos pilotos sufrio una caída al arrinconarle un rival con un gesto antideportivo contra las vallas.

Ni corto ni perezoso, el conductor esperó a que su rival completase otra vuelta para vengarse y tirarle al suelo. Para conseguirlo, tuvo que tirarle el casco y un saco de arena de los que delimitaban el circuito.