El jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo marcó un auténtico golazo en el duelo que enfrentó al Real Madrid ante la Juventus de Turín en la ida de los cuartos de final de la Champions League. El portugués ya había adelantado a los suyos en los primeros minutos del duelo, pero sería en el minuto 64 cuando Cristiano sacó a relucir su calidad.

El delantero portugués tenía entre ceja y ceja marcar un tanto de “chilena”. A lo largo de su carrera lo había intentado en múltiples ocasiones sin éxito. Muchos de sus detractores, ante sus errores, se frotaban las manos y ensanchaban sus críticas cuando Cristiano fallaba, a veces de forma aparatosa, en sus intentos de emular a Hugo Sánchez.

Ante aquella obra de arte de Cristiano el respetable en Turín se levantó de sus asientos para aplaudir un tanto que pasará a la historia. El fútbol como pura magia.

Tras ello, Cristiano se dirigió a la grada y primero con una mano en el pecho y luego juntando ambas, agradeció el gesto de la hinchada turinesa