Tim Coronel, corredor de automovilismo de velocidad neerlandés, sorprendió a todos con su última pirueta con su coche. El piloto cogió velocidad, subió la rampa, dio una voltereta hacia atrás y aterrizó sobre la nieve. Una acrobacia que dejó a todos los presentes con la boca abierta.

¡No intentes imitarlo, podríais salir mal parados!

513 views