A pesar de que las reglas le permitían mover la bola para lanzar desde otro punto, sin penalización, al haber caído en una ‘construcción humana’, el golfista Kelly Kraft prefirió buscarse las habichuelas y regalar un golpe excepcional para regresar al campo.

Fue en el hoyo 17 del torneo TPC Deere. El golfista norteamericano había ejecutado una mala salida pero lo arregló desde la grada siendo capaz de volver a centrar la bola. El hoyo tenía un par 5 y pudo completarlo con los golpes justos.