“Muchas veces cuando gano tampoco me quedo con las medallas así que imagina cuando pierdo”, fue sincero José Mourinho cuando le preguntaron por su medalla tras la Supercopa de Europa.

El entrenador del Manchester United había regalado su presea a un pequeño seguidor de los diablos rojos que se encontraba en la grada del estadio Filip II de Skopje.

Para Mourinho ser subcampeón tenía poco valor así que decidió hacer feliz a uno de sus seguidores: “Esa medalla terminaría en un cajón perdido de mi casa y para ese chaval es como regalarle la luna. Seguro que la guardará como un tesoro. Tenía una camiseta del Manchester United y para él será algo que no olvidará en toda su vida”.

El muy diferente saludo de Mourinho con Cristiano y Bale