La vida da muchas vueltas, y si no que se lo digan a Rafael Nadal. En el año 2008, el de Manacor disputó durante su gira americana el Masters 1000 de Toronto.

En su partido de octavos de final, el campeón español se enfrentó al ruso Igor Andreev, con una presencia peculiar si atendemos al paso de los años. Uno de los habituales niños que se hacen las fotos con los tenistas antes del partido era Denis Shapovalov, su verdugo nueve años después en el Masters de Montreal. Ver para creer.