Carlos Barbero sufrió los rigores del ‘Infierno del Norte’, es decir, de la dureza de la París-Roubaix y de la máxima exigencia de sus tramos de pavés. El ciclista vallisoletano del Movistar Team compartió una foto de sus manos, con dos visibles ampollas provocadas por agarrar el manillar sobre los adoquines.

Barbero confesó que a partir del kilómetro 200 de carrera tuvo problemas para agarrar con seguridad el manillar y tuvo que convivir con esas heridas hasta el velódromo de Roubaix.

El caso es que el propio ciclista bromeó en su cuenta de Twitter sobre la promo de Eurosport de esta carrera, en la cual se decía que: “Destroza hombres y máquinas”. Un guiño que incluso Javier Ares, Alberto Contador y Juan Antonio Flecha comentaron en directo.

Lamentablemente Barbero no pudo acabar la carrera, como su compañero Marc Soler, debutante y presente en la fuga del día pasando incluso en cabeza una parte del mítico tramo del Bosque de Arenberg.

Y peor suerte tuvo su compañero Nelson Oliveira, quien sufrió una durísima caída durante la prueba.

184 views

Carlos Barbero habrá aprendido la lección y durante esta Primavera ciclista se ha curtido en las grandes clásicas para coger la mejor experiencia y brillar en el futuro. En 2017 obtuvo cuatro victorias en su debut con el Movistar Team y es uno de los ciclistas españoles con mejor presente y futuro del pelotón.