El Spartak de Moscú ganó a principios de mayo su décimo título de Premier League rusa. El conjunto moscovita llevaba sin conquistar este título desde el año 2001. La consecución del título llegó por una derrota del Zenit y la afición no pudo celebrar el trofeo en el mismo momento en que se ganó.

Pero ahora, en su primer partido en casa tras ser campeones, lo han celebrado a lo grande. Con una espectacular invasión de campo que ningún equipo de seguridad hubiera sido capaz de parar. Los espectadores habían bajado al campo en los instantes finales esperando el pitido para hacer una invasión masiva. Las imágenes hablan por sí misma.